OPERACIÓN VERANO Comienza la época cálida del año

OPERACIÓN VERANO

Comienza la época cálida del año y con ella es frecuente que aumenten las consultas nutricionales. Empieza la carrera por el descenso de peso a cualquier precio, utilizando métodos cuestionables en su eficacia y hasta productos que prometen resultados rápidos y casi milagrosos.

Desde el equipo psiconutricional de Nut Plena trabajamos en sentido contrario, desde un enfoque no dietante proponemos focalizar nuestra atención en el cambio de hábitos de manera progresiva para que puedan sostenerse en el tiempo, el descenso de peso puede ser el objetivo, pero preferimos acompañar a nuestros consultantes a que encuentren un cuerpo más cómodo que les permita disfrutar de la vida que quieren vivir.

Ahora bien, ¿cómo alcanzar ese cuerpo cómodo? En principio, alejándote de dietas restrictivas que pueden ser muy efectivas en el corto plazo, pero que a largo plazo solo conseguirán aumentar tu deseo por aquellos alimentos que eliminaste de tu vida. La restricción excesiva solo presagia una cosa: el posterior descontrol frente a determinados alimentos.

Te proponemos que aprendas a moderar tus porciones incorporando variedad de alimentos, no hay alimentos prohibidos, solo que hay que saber en qué cantidad ingerirlos según las necesidades individuales de cada persona.

Te invitamos a que aumentes la cantidad de movimiento en tu día a día. Sabemos que este es un punto difícil debido a las contingencias actuales en donde la mayor parte de nuestra vida ocurre puertas para adentro. Sin embargo, para alcanzar un cuerpo más cómodo necesitamos aumentar la actividad física para hacerle frente al gran sedentarismo en el que la mayoría de las personas estamos inmersos en la actualidad.

Y, por otra parte, es fundamental comenzar a prestar atención a nuestros estados emocionales ya que el acto de comer, está integrado por varios elementos. Una parte tiene que ver con la verdadera necesidad de incorporar alimentos (hambre real) y otra con la necesidad de comer para lidiar con estados emocionales (hambre emocional). En primer lugar, nos deberíamos preguntar si tenemos hambre, una simple pregunta pero que nos conecta al momento presente, a nuestro aquí y ahora. Por ejemplo: situaciones sociales, los impulsos, distintos estados emocionales como la ansiedad, el estrés, etc. nos llevan a comer muchas veces sin tener hambre.

Prestar atención a qué está motivando tu deseo de comer puede hacer la diferencia. Además, es clave especificar qué, cuánto y cómo voy a comer. No es lo mismo la saciedad aportada por un plato de carnes con verduras asadas que por una porción de torta. Cada alimento debe ocupar su lugar, el plato principal nos nutre y da saciedad. Los postres estimulan las ganas de seguir comiéndolos, por eso se recomienda limitar la porción y no usarlos como comidas principales.

Aprender a reconocer las opciones y cuáles son las mejores para mi cuerpo, poder comer con mayor atención e incorporar más movimiento a mi vida es un proceso que se logra con la práctica continua, pero que finalmente se logra y perdura en el tiempo.


Lic. Marisa Vanden Ryn

Nutricionista UBA

Especialista en nutrición deportiva y vegetariana

Antropometrista ISAK 2

Lic. María Soledad Gaitán

Psicóloga UBA

Especialista en Psicología Clínica

Terapeuta Cognitiva Conductual


 

 

Compruebe también

River viaja a Colombia con tres bajas importantes

River viaja a Colombia con tres bajas importantes

El «Millonario» comienza a preparar su partido ante Junior, pero también tiene la cabeza en …

River le ganó a Aldosivi y se clasificó a cuartos de final de la Copa de la Liga

River le ganó a Aldosivi y se clasificó a cuartos de final de la Copa de la Liga

A pesar de un susto en la primera mitad, el «Millonario» terminó goleando 4-1 al …

Déjanos tu comentario