El shock político por la contundente derrota del oficialismo a manos de la fórmula que encabezan Alberto Fernández y Cristina Kirchner se traslada a los precios de los distintos segmentos del mercado de cambios y financieros.

En algunos bancos privados ya se ofrece la divisa al público a 51 pesos, con un alza diaria del 8 por ciento.

Por lo tanto, en la rueda mayorista se espera un salto de la divisa de EEUU a no menos del 49 pesos, para aproximarse al «techo» teórico de la banda establecida por el Banco Central de 51,448 pesos.

Antes de la apertura regular del mercado cambiario, el peso se desplomaba a 50 pesos por dólar para la venta en la plataforma de la firma Balanz Capital, que opera la moneda online las 24 horas los siete días de la semana.

De todos modos, la gran duda de la plaza cambiaria es si el Banco Central va a salir con ventas de dólares al contado en el spot, dado que el Fondo Monetario Internacional, que es el que provee los dólares, autorizó a la entidad que preside Guido Sandleris a efectuar ventas para evitar movimientos «disruptivos» de la cotización, como los que evidentemente se están produciendo en la jornada.

El economista Martín Tetaz señaló que el Gobierno deberá «quebrar la ola vendedora de activos que veremos esta semana; volará el riesgo país y se derrumbará la Bolsa. Además, dependiendo de cómo se plante el Banco Central, habrá o fuerte suba del dólar o baja significativa de reservas; un fenómeno que se irá intensificando al compás del vencimiento de los plazos fijos».

Tetaz advirtió que «la única chance que tiene la autoridad monetaria es ganar la batalla en esta primera semana adelantándose al mercado; poniendo unaorden de venta gigantesca en pantalla, a un precio por encima del de apertura del lunes».

Agregó que «el peor error posible es dejar correr el dólar y convalidar las expectativas de derrumbe. El segundo peor error posible es correr al mercado de atrás, regalando reservas para sostener el precio de apertura del lunes».