Inicio / DD ARTÍCULOS / «Cuarentena que haces mal y sin embargo te quiero «

«Cuarentena que haces mal y sin embargo te quiero «

Quién se hubiese imaginado esto cuando veíamos las noticias de China, donde se hablaba de un virus muy contagioso. Lejos estaba no hace mucho. Menos imaginarnos que unos meses después estaríamos en esto llamado cuarentena con el primer mes de la misma. Este obligado encierro y aislamiento social nos dejó muchas enseñanzas , reflexiones. Algunas con humor otras con bronca. Y lo más importante de todo es que potenció el amor, de cualquier tipo.
Hay situaciones que nos llevaron tomar, descartar y guardar lo que dentro de un tiempo serán anécdotas risibles o no.Cada cabeza es un mundo, extraño. Vaya uno a saber.

Como será de dura esta treintena que hasta los hoteles alojamientos están con problemas económicos. Pensá entonces como estarán los cuentapropistas. Si, desde el que vende libros a créditos, pasando por el lustrador de zapatos o el de los algodones azucarados los fines de semana y sánguches en el centro los días hábiles. También recuerdo a los mozos que trabajan por la diaria. Son muchas las personas que la están pasando muy mal.

En mi caso estos treinta días aislado me dejaron varias reflexiones. Algunas mejoraron mi calidad de vida. Lástima haberme dado cuenta ya en la tercera juventud. La paciencia se puso hincha bola , pero me le paré , aprendí y la derroté.

La lucha contra el embole comenzó en el tercer o cuarto día de encierro y de a poco hice cosas que de tan sencillas, ni sabía como hacerlas , Quedaron instaladas y seguro me serán muy favorables para el futuro en»libertad» .

Entre lo aprendido y soportado te cuento, «alguito»

Lavarme bien las manos.
Batir el café instántaneo y que quede espumoso.
Planchar la parte de atrás de la ropa ( antes lo hacía en la parte delantera y mangas. Total no veo a los que están detrás mio).
Lavar mejor las verduras, sobre todo la espinaca.
Pelar mejor las papas.
Comer pan viejo tostado y que queda muy rico.
Estar mas limpio que cuando andaba noviando.
Que la botella de Malbec tiene poco líquido.
Que las cadenas en las redes son cada vez peores e insoportables.
Que no se si estoy en ayer, mañana u hoy.
Que estoy más tranquilo porque tengo el baño y el cargador del celular, siempre a mano.
Que el 90 por ciento del paquete de Netflix es olvidable.
Que los noticieros de la tele son muy aburridos.
Que lavo mejor los calzoncillos y medias.
Que tengo el pelo muy largo.
Que me dejé la barba candado
Que todos los fines de semanas, a la noche, bailo solo bien.
Que todos los días rindo un respetuoso homenaje al invalorable servicio del jabón blanco ( ese para lavar la ropa) y la lavandina.
Que puedo comer polenta sin salsa y sin carne.
Que hace muuuchooo que no presencio , aunque sea, un asadito.
Que el desayuno y la merienda light son mucho más baratos en la cocina de mi vivienda.
Que ya se como separar los espirales sin romper ninguno.
De la guita que me estoy ahorrando al no salir a ningún lado.
Quedarse sin sobrecitos con edulcorantes y darse cuenta que los bares están cerrados y no tengo donde «choriarlos».
Que mucha veces no se por donde salir porque ya ni se donde está la puerta de salida.
Los consejos, como leyenda, que ponen en el face, y nunca son llevados a cabo.
La competencia de precios modelos y colores de barbijos, es intensa.
El saqueo a consumidores es infernal.
La falta de controles de precios es muy peligroso.

Te das cuenta que no hay quejarse, gritar y putear . Todo eso se puede reemplazar con buen humor y voluntad.

Después de lo anunciado arriba debería cambiar el título en la parte que dice «mal » y poner » me hacés bien». Pero estoy en cuarentena y no quiero. Estoy «embolao»

Daniel A. Villalba

 

Compruebe también

HISTORY RECUERDA A MARADONA CON EL ESPECIAL “EL BUENO, EL MALO Y EL DIEGO”

HISTORY RECUERDA A MARADONA CON EL ESPECIAL “EL BUENO, EL MALO Y EL DIEGO” Tras …

Vivienda su ubicación y materiales. Influencias energéticas.

Vivienda su ubicación y materiales. Influencias energéticas. El hogar es nuestro punto de apoyo. Según …

Déjanos tu comentario